Tabule de Trigo Sarraceno y garbanzos



Hace mucho que no me pasaba por aquí. Tengo tantas cosas entre manos que he ido dejando las publicaciones para lo último. Cuando llegan los meses de verano, me gusta quitar el pie del acelerador, bajar el ritmo y dedicarme a disfrutar más del tiempo libre, a salir más, a visitar amigos que hace mucho que no ves...

No sé que tal vais vosotros de calor pero por Barcelona está siendo especialmente pesado. Yo ando con sueño todo el día y hasta me pone de mal humor tanta humedad. Obviamente, paso mucho menos tiempo en la cocina, en casa casi la evitamos. Intentamos buscar alternativas al horno y a la vitroceramica y solemos recurrir a cosas frías y de elaboración sencilla para facilitarnos la vida. Igualmente, yo pierdo hasta el apetito con tanto calor y mi dieta se basa en gazpacho, pepinos y frutas.

Os traigo esta receta porque es para comerla fresquita y no lleva mucho hacerla. Es una opción ideal para las personas que con la llegada de las vacaciones padecen estreñimiento. La combinación de garbanzos y trigo sarraceno te aportaran energía y una buena cantidad de fibra (soluble e insoluble) Además son una buena fuente de proteína. Si quieres, puedes recurrir a los garbanzos que ya vienen cocidos y así tienes la mitad de la receta preparada.

TABULÉ DE TRIGO SARRACENO Y GARBANZOS 

Ingredientes para dos personas:
80 gramos de trigo sarraceno
1/2 bote de los grandes de garbanzos cocidos o 80 gr de garbanzos crudos.
1 cebolla tierna
2 cucharadas soperas de aceite de oliva de primera presión en frío
2 cucharadas de comino
un puñado de cilantro
200 gr Judía verde ( o cualquier verduras que tengáis por la nevera)





Solo tenéis que cocinar el trigo sarraceno y las judías verdes. El trigo sarraceno lo tenéis listo en 15 minutos. La judía verde, recordad no cocerla mucho y que quede al dente (menos de 10 minutos).

Una vez tengas hecho el trigo sarraceno y la judía verde, déjalos enfriar.

En un bowl mediano, añade el trigo sarraceno, la judía verde, los garbanzos ( no olvides lavarlos bien) la cebolla y el cilantro picado. Añade el aceite y el comino y con las manos, masajea bien para que se impregne todo.

Adorna con unas hojas de cilantro encima y ya tienes tu tabulé veraniego para los días calurosos.

Ojo con las personas que sufren problemas intestinales. Los garbanzos puede ocasionar molestias por el exceso de fibra. Mi recomendación es que observéis si los toleráis bien o no, y en general, suelo recomendar los garbanzos de bote ya que suelen sentar mejor.

Feliz Domindo!


Mañana me pongo a dieta





Ahora que llega el buen tiempo, parece que nos miramos un poco más y como consecuecia de ello, detectamos que durante el invierno, hemos cogido algunos kilillos extra, de los que ahora nos gustaría deshacernos.

Es entonces cuando pronunciamos mentamente: Mañana me pongo a dieta.


Cuando vemos que hemos aumentado de peso, pensamos que podemos solucionarlo de manera rápida, siguiendo una dieta restrictiva y pasando bastante hambre.
Entonces, nos ponemos a dieta durante un mes, bajamos de peso, nos sentimos bien, volvemos a nuestro anteriores hábitos y de nuevo, volvemos a aumentar de peso. Siempre la misma historia.

Algunos incluso, nos aferramos a aquellas promesas que nos ofrecen productos milagrosos y decidimos tomar diferentes mejunjes, esperando lo inesperado, pero eso sí, seguimos comiendo lo mismo sin hacer ningun cambio. Luego decimos que la dietas, no funcionan. 

Hay que hacer un cambio de mentalidad para que esto funcione.

Más allá de que te sobren o no unos kilos, estamos hablando de algo importante que no es negociable: nuestra salud.

Hay hábitos que deberían formar parte de nuestra alimentación diaria y no sólo cuando nos plateamos hacer dieta. Y es justo ahí, donde tenemos que poner nuestra intención y nuestra fuerza, en convertir en hábitos aquellas cosas que hacemos esporadicamente.

¿Como debe ser nuestra alimentación (dieta) para ser saludable? 

 

-Debe de tener todos los nutrientes necesarios en las proporciones adecuadas: Proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Aunque quieras perder peso, debes comer de todos los nutrientes.
-Debe de tener abundancia de verduras, frutas y hortalizas: Nadie come suficiente verdura, ni si quiera yo.
-No debe tener exceso de proteína animal. Comemos, en general, demasiada carne y eso no es bueno ni para nuestra salud ni para el planeta.
-Con presencia de grasas saludables: Sí, hay que comer grasas, pero grasas de las buenas. Las del pescado azul, el aguacate y los frutos secos.
-Con las raciones adecuadas: La mayoria desconoce cuanta cantidad debe comer de cada cosa y lo más peligroso es servirte según el tamaño del plato y no parar hasta que el plato este vacío!!!
-Con cocciones diversas y saludables: Si comes mucha verdura pero la fríes en un litro de aceite..Hay muchas maneras saludables de cocinar, sin tener que recurrir al exceso de aceite.
-De de ser rica en fibra soluble e insoluble: Las legumbres son un buen ejemplo de alimentos que aportan fibra soluble e insoluble, además son una muy buena alternativa a la carne.
-Tiene que mantenernos hidratados: La fibra necesita agua. Además, nosotros somos, en gran parte agua. Debemos de estar bien hidratados.

¿Que otros factores, además de la dieta, influyen en el sobrepeso?


Además de la comida, hay otras cosas que pueden llegar a influir en nuestro peso y que por lo general, no las tenemos en cuenta. Por ejemplo:

1. El descanso: ¿Sabias que dormir bien influye en tu apetito? Dormir poco puede desajustar nuestro sistema endocrino y así aumentar el riesgo de exceso de peso. También, parece que se ha comprobado que la falta de sueño, hace que se deseen cosas poco saludables como productos ricos en grasas y azúcares.
2. El estrés: un organismo en constante situación de estrés produce exceso de cortisol y leptina que favorecen la acumulación de grasas. También el estrés y la ansiedad, hace que en ocasiones te dejes llevar por un hambre emocional que te impulsa a comer sin tener hambre porque quieres acallar ciertas emociones.
3. El estado de nuestra microbiota: Dietas pobres es fibra promueven la aparición de bacterias proinflamatorias que favorecen la obesidad. Para contrarrestar esto debemos hacer un buen aporte de fibra a nuestra dieta con una presencia diaria de alimentos probióticos, como el choucrute, los encurtidos y lácteos de calidad.
4. No mover el culo: Pues sí. Nos miramos mucho lo que comemos pero ¿y lo que nos movemos?
El deporte no es una manera de castigarnos por habernos pasado comiendo helados, sino que el movimiento es vida, y sí, necesitamos movernos, por miles de razones. Si no te gusta hacer deporte, ¿porqué no te comprometes a caminar 30 minutos al dia? y ¿porqué no subes y bajas las escaleras a pie en vez de hacerlo en ascensor? ¿y si cambias el autobús por la bicicleta? Esto también es moverse. 

Hacer un cambio real de hábitos, no es cosa fácil. Y lo digo des de la propia experiencia, porque lo he vivido y eso me ayuda a entender a todas las personas que pasan por ello.
En nuestro día a día tenemos fijadas muchas rutinas que las hacemos de manera insconciente y es por eso, que cuestan tanto de cambiar. Cuando estas creando un hábito, no te sale solo, es como si tu cerebro estuviera construyendo un camino des de 0 para llegar a un sitio. En cambio, cuando el hábito está instaurado, tu cerebro ya sabe que carretera coger y hace el recorrido casi con los ojos cerrado. .

En conclusión, deberiamos volver a los orígenes y aprender a comer de nuevo. Como lo haciamos antes. Pasar tiempo en la cocina y disfrutarlo. ¡Basta ya de decir que no tenemos tiempo! Todos, sin excepción, disponemos de tiempo, otra cosa es, en que decidamos gastarlo.

Si para ti la salud es algo clave en tu vida, tienes que dedicarle tiempo y esfuerzo.

Si todo esto te resuena pero no sabes ni por donde empezar busca un profesional de la salud que te asesore y pueda ayudarte a conseguir vivir de una manera más saludable.




5.8.18

Tabule de Trigo Sarraceno y garbanzos



Hace mucho que no me pasaba por aquí. Tengo tantas cosas entre manos que he ido dejando las publicaciones para lo último. Cuando llegan los meses de verano, me gusta quitar el pie del acelerador, bajar el ritmo y dedicarme a disfrutar más del tiempo libre, a salir más, a visitar amigos que hace mucho que no ves...

No sé que tal vais vosotros de calor pero por Barcelona está siendo especialmente pesado. Yo ando con sueño todo el día y hasta me pone de mal humor tanta humedad. Obviamente, paso mucho menos tiempo en la cocina, en casa casi la evitamos. Intentamos buscar alternativas al horno y a la vitroceramica y solemos recurrir a cosas frías y de elaboración sencilla para facilitarnos la vida. Igualmente, yo pierdo hasta el apetito con tanto calor y mi dieta se basa en gazpacho, pepinos y frutas.

Os traigo esta receta porque es para comerla fresquita y no lleva mucho hacerla. Es una opción ideal para las personas que con la llegada de las vacaciones padecen estreñimiento. La combinación de garbanzos y trigo sarraceno te aportaran energía y una buena cantidad de fibra (soluble e insoluble) Además son una buena fuente de proteína. Si quieres, puedes recurrir a los garbanzos que ya vienen cocidos y así tienes la mitad de la receta preparada.

TABULÉ DE TRIGO SARRACENO Y GARBANZOS 

Ingredientes para dos personas:
80 gramos de trigo sarraceno
1/2 bote de los grandes de garbanzos cocidos o 80 gr de garbanzos crudos.
1 cebolla tierna
2 cucharadas soperas de aceite de oliva de primera presión en frío
2 cucharadas de comino
un puñado de cilantro
200 gr Judía verde ( o cualquier verduras que tengáis por la nevera)





Solo tenéis que cocinar el trigo sarraceno y las judías verdes. El trigo sarraceno lo tenéis listo en 15 minutos. La judía verde, recordad no cocerla mucho y que quede al dente (menos de 10 minutos).

Una vez tengas hecho el trigo sarraceno y la judía verde, déjalos enfriar.

En un bowl mediano, añade el trigo sarraceno, la judía verde, los garbanzos ( no olvides lavarlos bien) la cebolla y el cilantro picado. Añade el aceite y el comino y con las manos, masajea bien para que se impregne todo.

Adorna con unas hojas de cilantro encima y ya tienes tu tabulé veraniego para los días calurosos.

Ojo con las personas que sufren problemas intestinales. Los garbanzos puede ocasionar molestias por el exceso de fibra. Mi recomendación es que observéis si los toleráis bien o no, y en general, suelo recomendar los garbanzos de bote ya que suelen sentar mejor.

Feliz Domindo!


10.6.18

Mañana me pongo a dieta





Ahora que llega el buen tiempo, parece que nos miramos un poco más y como consecuecia de ello, detectamos que durante el invierno, hemos cogido algunos kilillos extra, de los que ahora nos gustaría deshacernos.

Es entonces cuando pronunciamos mentamente: Mañana me pongo a dieta.


Cuando vemos que hemos aumentado de peso, pensamos que podemos solucionarlo de manera rápida, siguiendo una dieta restrictiva y pasando bastante hambre.
Entonces, nos ponemos a dieta durante un mes, bajamos de peso, nos sentimos bien, volvemos a nuestro anteriores hábitos y de nuevo, volvemos a aumentar de peso. Siempre la misma historia.

Algunos incluso, nos aferramos a aquellas promesas que nos ofrecen productos milagrosos y decidimos tomar diferentes mejunjes, esperando lo inesperado, pero eso sí, seguimos comiendo lo mismo sin hacer ningun cambio. Luego decimos que la dietas, no funcionan. 

Hay que hacer un cambio de mentalidad para que esto funcione.

Más allá de que te sobren o no unos kilos, estamos hablando de algo importante que no es negociable: nuestra salud.

Hay hábitos que deberían formar parte de nuestra alimentación diaria y no sólo cuando nos plateamos hacer dieta. Y es justo ahí, donde tenemos que poner nuestra intención y nuestra fuerza, en convertir en hábitos aquellas cosas que hacemos esporadicamente.

¿Como debe ser nuestra alimentación (dieta) para ser saludable? 

 

-Debe de tener todos los nutrientes necesarios en las proporciones adecuadas: Proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales. Aunque quieras perder peso, debes comer de todos los nutrientes.
-Debe de tener abundancia de verduras, frutas y hortalizas: Nadie come suficiente verdura, ni si quiera yo.
-No debe tener exceso de proteína animal. Comemos, en general, demasiada carne y eso no es bueno ni para nuestra salud ni para el planeta.
-Con presencia de grasas saludables: Sí, hay que comer grasas, pero grasas de las buenas. Las del pescado azul, el aguacate y los frutos secos.
-Con las raciones adecuadas: La mayoria desconoce cuanta cantidad debe comer de cada cosa y lo más peligroso es servirte según el tamaño del plato y no parar hasta que el plato este vacío!!!
-Con cocciones diversas y saludables: Si comes mucha verdura pero la fríes en un litro de aceite..Hay muchas maneras saludables de cocinar, sin tener que recurrir al exceso de aceite.
-De de ser rica en fibra soluble e insoluble: Las legumbres son un buen ejemplo de alimentos que aportan fibra soluble e insoluble, además son una muy buena alternativa a la carne.
-Tiene que mantenernos hidratados: La fibra necesita agua. Además, nosotros somos, en gran parte agua. Debemos de estar bien hidratados.

¿Que otros factores, además de la dieta, influyen en el sobrepeso?


Además de la comida, hay otras cosas que pueden llegar a influir en nuestro peso y que por lo general, no las tenemos en cuenta. Por ejemplo:

1. El descanso: ¿Sabias que dormir bien influye en tu apetito? Dormir poco puede desajustar nuestro sistema endocrino y así aumentar el riesgo de exceso de peso. También, parece que se ha comprobado que la falta de sueño, hace que se deseen cosas poco saludables como productos ricos en grasas y azúcares.
2. El estrés: un organismo en constante situación de estrés produce exceso de cortisol y leptina que favorecen la acumulación de grasas. También el estrés y la ansiedad, hace que en ocasiones te dejes llevar por un hambre emocional que te impulsa a comer sin tener hambre porque quieres acallar ciertas emociones.
3. El estado de nuestra microbiota: Dietas pobres es fibra promueven la aparición de bacterias proinflamatorias que favorecen la obesidad. Para contrarrestar esto debemos hacer un buen aporte de fibra a nuestra dieta con una presencia diaria de alimentos probióticos, como el choucrute, los encurtidos y lácteos de calidad.
4. No mover el culo: Pues sí. Nos miramos mucho lo que comemos pero ¿y lo que nos movemos?
El deporte no es una manera de castigarnos por habernos pasado comiendo helados, sino que el movimiento es vida, y sí, necesitamos movernos, por miles de razones. Si no te gusta hacer deporte, ¿porqué no te comprometes a caminar 30 minutos al dia? y ¿porqué no subes y bajas las escaleras a pie en vez de hacerlo en ascensor? ¿y si cambias el autobús por la bicicleta? Esto también es moverse. 

Hacer un cambio real de hábitos, no es cosa fácil. Y lo digo des de la propia experiencia, porque lo he vivido y eso me ayuda a entender a todas las personas que pasan por ello.
En nuestro día a día tenemos fijadas muchas rutinas que las hacemos de manera insconciente y es por eso, que cuestan tanto de cambiar. Cuando estas creando un hábito, no te sale solo, es como si tu cerebro estuviera construyendo un camino des de 0 para llegar a un sitio. En cambio, cuando el hábito está instaurado, tu cerebro ya sabe que carretera coger y hace el recorrido casi con los ojos cerrado. .

En conclusión, deberiamos volver a los orígenes y aprender a comer de nuevo. Como lo haciamos antes. Pasar tiempo en la cocina y disfrutarlo. ¡Basta ya de decir que no tenemos tiempo! Todos, sin excepción, disponemos de tiempo, otra cosa es, en que decidamos gastarlo.

Si para ti la salud es algo clave en tu vida, tienes que dedicarle tiempo y esfuerzo.

Si todo esto te resuena pero no sabes ni por donde empezar busca un profesional de la salud que te asesore y pueda ayudarte a conseguir vivir de una manera más saludable.