Ir al contenido principal

Tabule de Trigo Sarraceno y garbanzos



Hace mucho que no me pasaba por aquí. Tengo tantas cosas entre manos que he ido dejando las publicaciones para lo último. Cuando llegan los meses de verano, me gusta quitar el pie del acelerador, bajar el ritmo y dedicarme a disfrutar más del tiempo libre, a salir más, a visitar amigos que hace mucho que no ves...

No sé que tal vais vosotros de calor pero por Barcelona está siendo especialmente pesado. Yo ando con sueño todo el día y hasta me pone de mal humor tanta humedad. Obviamente, paso mucho menos tiempo en la cocina, en casa casi la evitamos. Intentamos buscar alternativas al horno y a la vitroceramica y solemos recurrir a cosas frías y de elaboración sencilla para facilitarnos la vida. Igualmente, yo pierdo hasta el apetito con tanto calor y mi dieta se basa en gazpacho, pepinos y frutas.

Os traigo esta receta porque es para comerla fresquita y no lleva mucho hacerla. Es una opción ideal para las personas que con la llegada de las vacaciones padecen estreñimiento. La combinación de garbanzos y trigo sarraceno te aportaran energía y una buena cantidad de fibra (soluble e insoluble) Además son una buena fuente de proteína. Si quieres, puedes recurrir a los garbanzos que ya vienen cocidos y así tienes la mitad de la receta preparada.

TABULÉ DE TRIGO SARRACENO Y GARBANZOS 

Ingredientes para dos personas:
80 gramos de trigo sarraceno
1/2 bote de los grandes de garbanzos cocidos o 80 gr de garbanzos crudos.
1 cebolla tierna
2 cucharadas soperas de aceite de oliva de primera presión en frío
2 cucharadas de comino
un puñado de cilantro
200 gr Judía verde ( o cualquier verduras que tengáis por la nevera)





Solo tenéis que cocinar el trigo sarraceno y las judías verdes. El trigo sarraceno lo tenéis listo en 15 minutos. La judía verde, recordad no cocerla mucho y que quede al dente (menos de 10 minutos).

Una vez tengas hecho el trigo sarraceno y la judía verde, déjalos enfriar.

En un bowl mediano, añade el trigo sarraceno, la judía verde, los garbanzos ( no olvides lavarlos bien) la cebolla y el cilantro picado. Añade el aceite y el comino y con las manos, masajea bien para que se impregne todo.

Adorna con unas hojas de cilantro encima y ya tienes tu tabulé veraniego para los días calurosos.

Ojo con las personas que sufren problemas intestinales. Los garbanzos puede ocasionar molestias por el exceso de fibra. Mi recomendación es que observéis si los toleráis bien o no, y en general, suelo recomendar los garbanzos de bote ya que suelen sentar mejor.

Feliz Domindo!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ensalada Veraniega de Garbanzos

Adoro mi cocina. Uno de los motivos que me hizo alquilar el piso es, precisamente la cocina. Es amplia, sencilla y llena de luz. Da a una terraza y está llena de ventanas por las que pasa La Luz. El único problema es que en Verano la temperatura aumenta y te mueres de calor. Inconveniente: no te  apetece pasarte mucho rato allí amándote de calor con el fuego. Con esta ensalada no tendrás este problema , tardas 5 minutos de reloj y tienes una comida fresca, completa, balanceada y sobretodo, sabrosa. INGREDIENTES Note pequeño de garbanzos cocidos Una cebolla pequeña Un puñado generosos de canónigos y rúcula. Un poco de queso feta. PREPARACIÓN Lavamos los garbanzos bien y los escurrimos. Cortamos la cebolla en juliana . Colocamos los garbanzos en un fuente bonita, añadimos la cebolla, los canónigos y con la mano desmenuzamos los trozos de queso feta. La podemos aliñar con aceite simplemente o preparar un aliño sencillo con aceite, un poco de jugo de limón y menta. Lo

PROCRASTINACIÓN, COMO AFRONTARLA

Para hablar sobre procrastinación, contamos con una invitada especial: Mi nombre es Bárbara , soy Coach especializada en Marketing Digital y ayudo a emprendedoras digitales del Desarrollo Personal a tener un negocio rentable alineado con sus valores. Si quieres conseguir mi mini-curso gratuito sobre productividad, clic aquí.   QUÉ ES LA PROCRASTINACIÓN

Mañana me pongo a dieta

Ahora que llega el buen tiempo, parece que nos miramos un poco más y como consecuecia de ello, detectamos que durante el invierno, hemos cogido algunos kilillos extra, de los que ahora nos gustaría deshacernos. Es entonces cuando pronunciamos mentamente: Mañana me pongo a dieta. Cuando vemos que hemos aumentado de peso, pensamos que podemos solucionarlo de manera rápida, siguiendo una dieta restrictiva y pasando bastante hambre. Entonces, nos ponemos a dieta durante un mes, bajamos de peso, nos sentimos bien, volvemos a nuestro anteriores hábitos y de nuevo, volvemos a aumentar de peso. Siempre la misma historia. Algunos incluso, nos aferramos a aquellas promesas que nos ofrecen productos milagrosos y decidimos tomar diferentes mejunjes, esperando lo inesperado, pero eso sí, seguimos comiendo lo mismo sin hacer ningun cambio. Luego decimos que la dietas, no funcionan.  Hay que hacer un cambio de mentalidad para que esto funcione. Más allá de que te sobren o no unos k