Sobre crecer de corazón


Una no sabe porque de un día para otro, lo que le estaba sirviendo hasta ahora, deja de hacerlo sin más. Aquellas cosas que parecían indispensables para ti, dejan de serlo y dejan un lugar para que otras nuevas ocupen su espacio. 

Creo, de verdad de la buena,  que las personas deberíamos estar siempre "en construcción" e irnos ajustando a los diferentes momentos que vivimos, incorporar nuevos aprendizajes y estar en constante intercambio con el medio que no rodea.

Para poder crecer, primero hay que observar de que estamos hechos. 

Por suerte, la mayoría de las personas crecemos y crecemos de corazón. A lo ancho y a lo alto para poder así superar obstáculos, vencer nuestros propios miedos y ser dueños y creadores de la vida que queremos vivir.

Aquellas cosas que en un pasado nos dolieron a morir, cuando uno crece, pasan a ser recuerdos casi anecdóticos de nuestro pasado. Podemos recordar tiempos pasados casi casi con una sonrisa. También podemos reconocer nuestros errores o por lo menos barajar otras maneras de hacer, que en su día ni si quieran se nos ocurrían. Cuando un crece, necesitan un lugar simbólico para hacerlo y creo que ese lugar esta dentro de nosotros, y no dentro de los demás.

Alguien me dijo una vez que yo misma era mi peor enemiga ya que siempre me encontraba en un lucha interna para ser mejor persona. Quizás antes sí que estaba inmersa en una batalla pero ahora puedo decir que ya no hay lucha y solo hay disfrute por seguir buscando la versión mejor de mi misma. 


2 comentarios:

  1. Me encanta!! Sobretodo la frase: Aquellas cosas que parecían indispensables para ti, dejan de serlo y dejan un lugar para que otras nuevas ocupen su lugar

    :)))
    Silvi

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

15.4.18

Sobre crecer de corazón


Una no sabe porque de un día para otro, lo que le estaba sirviendo hasta ahora, deja de hacerlo sin más. Aquellas cosas que parecían indispensables para ti, dejan de serlo y dejan un lugar para que otras nuevas ocupen su espacio. 

Creo, de verdad de la buena,  que las personas deberíamos estar siempre "en construcción" e irnos ajustando a los diferentes momentos que vivimos, incorporar nuevos aprendizajes y estar en constante intercambio con el medio que no rodea.

Para poder crecer, primero hay que observar de que estamos hechos. 

Por suerte, la mayoría de las personas crecemos y crecemos de corazón. A lo ancho y a lo alto para poder así superar obstáculos, vencer nuestros propios miedos y ser dueños y creadores de la vida que queremos vivir.

Aquellas cosas que en un pasado nos dolieron a morir, cuando uno crece, pasan a ser recuerdos casi anecdóticos de nuestro pasado. Podemos recordar tiempos pasados casi casi con una sonrisa. También podemos reconocer nuestros errores o por lo menos barajar otras maneras de hacer, que en su día ni si quieran se nos ocurrían. Cuando un crece, necesitan un lugar simbólico para hacerlo y creo que ese lugar esta dentro de nosotros, y no dentro de los demás.

Alguien me dijo una vez que yo misma era mi peor enemiga ya que siempre me encontraba en un lucha interna para ser mejor persona. Quizás antes sí que estaba inmersa en una batalla pero ahora puedo decir que ya no hay lucha y solo hay disfrute por seguir buscando la versión mejor de mi misma. 


2 comentarios:

  1. Me encanta!! Sobretodo la frase: Aquellas cosas que parecían indispensables para ti, dejan de serlo y dejan un lugar para que otras nuevas ocupen su lugar

    :)))
    Silvi

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!